Conservación y protección del medio ambiente

Agua pura y adecuada para todos es quizá la necesidad más básica para la supervivencia del ser humano. El recurso agua es un elemento sumamente importante en el sistema humano como en el sistema ambiental y su mayor o menor disponibilidad define condicionantes de vulnerabilidad y susceptibilidad ante el Cambio Climático.

Los ecosistemas conservan el caudal y la oferta de agua, regulan la calidad del agua y minimizan los desastres relacionados con el agua. El agua, a su vez, permite que los ecosistemas proporcionen recursos naturales, por ejemplo, peces, pastizales y productos forestales. Con ello sustentan una amplia gama de procesos de producción y consumo, que con frecuencia representan un elevado valor económico.

Los bosques, necesitan de agua para la producción y el consumo de bienes y servicios. Por el lado de la oferta, los ecosistemas naturales generan servicios económicos importantes cuando conservan la cantidad y calidad de suministros hídricos y ayudan a mitigar o prevenir desastres relacionados con el agua.

A lo largo de sus 26 años de vida institucional, la Asociación Ecológica de San Marcos de Ocotepeque (AESMO), ha venido trabajando a través de diferentes programas y proyectos, iniciativas encaminadas a la conservación y protección del recurso agua y de la biodiversidad.

Esta experiencia ha implicado el desarrollo de acciones de participación e involucramiento de diferentes actores, la toma de decisiones a diferentes niveles; elaboración de diagnósticos socioambientales, de catastros rurales georeferenciados, planes de manejo, incidencia política, establecimiento de obras de conservación de suelos y agua, monitoreo de calidad de agua a las poblaciones, procesos de ordenamiento territorial que incluyen la compra de tierra para efectos de conservación de biodiversidad y microcuencas.

Todo el trabajo arriba descrito se enmarca en procesos de gestión compartida para el manejo y protección de las microcuencas, así como de las áreas protegidas nacionales y privadas, con la participación de gobiernos locales, juntas administradoras de agua, consejos consultivos comunitarios forestales, gobierno central, cooperación solidaria, propietarios de bosques, entre otros.

Áreas Protegidas

Guardería Forestal

La guardería forestal de AESMO está conformada por guardabosques dedicados a conservar las microcuencas y áreas protegidas en coordinación con las municipalidades, juntas administradoras de agua y otros grupos organizados de la sociedad civil.

El guardabosque es un amigo de la comunidad, el cual colabora con la misma educando a hombres y mujeres, niños, jóvenes y ancianos en la importancia de conservar la biodiversidad y las microcuencas abastecedoras de agua para consumo domiciliar y agrícola.

En sus patrullajes por los bosques, los guardabosques registran la vida silvestre que han visto y oído, asegurándose de que no se realicen deforestaciones, incendios forestales, cacería dentro de la tierra comprada para conservación, con aportes de las municipalidades, juntas administradoras de agua, AESMO y de organizaciones de la cooperación solidaria internacional.

Actualmente, la guardería forestal de AESMO recibe el apoyo de World Land Trust a través del programa Keepers of the Wild, coordinando acciones con los guardabosques de las municipalidades donde se localizan la Reserva Biológica Volcán Pacayita, microcuencas de Río Hondo, El Espinal Cerro Negro y Reserva Biológica Güisayote.

Compra de tierra para conservación

Desde el año 2006, AESMO viene facilitando el proceso de compra de tierra para conservación de biodiversidad y microcuencas, en estrecha alianza con las municipalidades, juntas administradoras de agua, UICN-Holanda (Lotería Holandesa del Código Postal), World Land Trust y Puro Coffe.

Las compras se localizan en la Reserva Biológica Güisayote, Reserva Biológica Volcán Pacayita y Microcuenca El Espinal-Cerro Negro; todas ellas parte del corredor biológico comprendido por la Reserva de la Biósfera Trifinio-La Fraternidad y la Reserva del Hombre y de la Biósfera Lempira Señor de las Montañas, ambas de UNESCO.

Al año 2016, se ha comprado aproximadamente 750 hectáreas de tierra para conservación, bajo estrictas condiciones de que la misma no será vendida, hipotecada, permutada ni sometida a ningún tipo de manejo diferente a los de conservación.

La tierra comprada es asegurada mediante escritura pública a favor de las municipalidades, juntas administradoras de agua y AESMO, quienes realizan patrullajes conjuntos para asegurarse de que los bosques y su biodiversidad no sean alterados por el ser humano.

Reservas Biológicas

Reserva Biológica Güisayote

La Reserva Biológica Güisayote forma parte de la Reserva de la Biósfera Trifinio-La Fraternidad (UNESCO) y del Sistema Naciona de Áreas Protegidas de Honduras (SINAPH), habiendo sido establecida mediante decreto legislativo 87-87 (Ley de bosques nublados).

Se localiza en los municipios de Sinuapa, Fraternidad, La Labor, San Francisco del Valle, San Marcos y Mercedes, en el departamento de Ocotepeque, región trifinio compartida por Honduras, El Salvador y Guatemala.

La Reserva, posee un área de 14,081.70 hectáreas distribuidas así: 4,592.45 Ha en la zona núcleo y, 9,489.25 Ha en la zona de amortiguamiento, formando parte de los sistemas hidrográficos de las cuencas de los ríos Lempa, con desembocadura en el Océano Pacífico y, del río Ulúa, con desembocadura en el Océano Atlántico (Mar Caribe).

Según la Lista Roja de la UICN, dentro del área se encuentra una de las tres únicas poblaciones del anfibio en peligro crítico de extinción (CR), Leptodactylus silvanimbus CR B2ab (iii,v). Honduras tiene más especies de anfibios endémicos que cualquier otro país de la región. Especies que se encuentran particularmente amenazadas como consecuencia del cambio climático, aumento de la contaminación atmosférica y uso de agroquímicos.

Se sospecha que existan más especies de flora y fauna endémicas y que aún no han sido reportadas para el área, ya que los bosques nublados son los ecosistemas de mayores tasas de endemismo de Honduras.

Reserva Biológica Volcán Pacayita

La Reserva Biológica Volcán Pacayita forma parte de la Reserva del Hombre y de la Biósfera Lempira Señor de las Montañas (UNESCO) y del Sistema Nacional de Áreas Protegidas de Honduras (SINAPH), habiendo sido establecida mediante decreto legislativo 87-87 (Ley de bosques nublados).

Se localiza en los municipios de San Marcos y Belén Gualcho, en el departamento de Ocotepeque, así como en los municipios de San Sebastián, San Manuel de Colohete y Cololaca, en el departamento de Lempira, en la región trifinio compartida por Honduras, El Salvador y Guatemala.

La Reserva, posee un área de 10,302.9 hectáreas distribuidas así: los bosques de coníferas son los que poseen el parche más grande (4,293.3 Ha), bosque latifoliado (619.1 Ha), Bosque mixto (417.0), Guamil/Cafetal (1,185.5 Ha), Pastos/Cultivos (3259.0 Ha) y Vegetación Decidua/Robledal (529.0 Ha). Los parches de bosque más grandes tienen formas más irregulares y por ello tienen mayor perímetro de exposición ya sea para beneficio de la migración de las especies o al avance de la frontera agrícola.

Esta área protegida forma parte de los sistemas hidrográficos de las cuencas de los ríos Lempa, con desembocadura en el Océano Pacífico y, del río Ulúa, con desembocadura en el Océano Atlántico (Mar Caribe); siendo hábitat de varias especies de flora y fauna, entre ellas, Puma (Puma concolor). En la Reserva se localizan varias comunidades indígenas lencas.